SOBRE "LA BELLA Y LA BESTIA” DESAMBIGUACIÓN

SABES QUE DEBAJO DE NUESTRA APARIENCIA,

SEA CUAL SEA,

HAY OTRA DE POLARIDAD OPUESTA?

BELLA 2.jpg


Hace unos días, en una sesión de arteterapia que impartía, tuve, por azar, una especie de revelación con la archiconocida fábula de  “La Bella y la Bestia”. 

Sospecho que esta historia que, a priori se nos presenta  como un desencuentro amoroso con final feliz, quizás sea un relato algo más complejo, que trenza en sus metáforas temas tan de actualidad como:

La ley del espejo…

La luz y la sombra…

La dualidad… 

la BIOGRAFÍA de un Dr. Jekyll bipolar

que se mueve pendularmente entre dos personalidades. 

bella 8.jpg

Planteándome esta nueva comprensión del cuento, me pregunto emocionada, con qué personaje verdaderamente me identifico en mi día a día:

Me aferro a presentarme como Bella ?  O bien tengo el coraje de confesar que encubro algo ?

Algo que tiene mucho que ver con una Bestia...

Reflexionando sobre estas cuestiones

he llegado a la certeza de la duplicidad humana

y  me he dado cuenta de esa maraña dual

exquisitamente cosida

que entreteje nuestro ser.

En mi terreno profesional, el del arte, el concepto de  belleza y su inextricable opuesto tienen un largo histórico.

Umberto Eco asegura que, en cierta manera, siempre hemos dependido de los artistas y de su visión más formal para conocer, ver o entender la belleza. Y, aunque de entrada se la concedamos a lo superficial, Eco asegura que la belleza puede estar presente en situaciones de la vida, como una persona que ayuda al enfermo. 

Más atrás en el tiempo, Plotino, en sus tratados clásicos, establece que la belleza sensible se identifica con la forma inmanente, considerando la PARTE como la unidad de medida que al repetirse conforma un TODO homogéneo y simétrico.

Lo contrario, pues, es la ASIMETRÍA.

En este terreno de opuestos la fealdad como oposición a lo bello se expresaría en términos de oscuro, deforme, desequilibrado, difícil, irregular… voces que implican sacrificio en la visión del que mira y en la comprensión de lo que se nos presenta.

“Useless Food”, 2014 , Seth Alverson.

“Useless Food”, 2014 , Seth Alverson.

En todas las épocas históricas hay un status quo, lo que todo el mundo del mundo quiere contemplar y con el patrón con el que todos nos queremos identificar porque nos da placer y confort. Y no sólo en términos de forma, sino, como ya postulaba Umberto Eco, también de actitud. 

La Bella encarna eso en concreto, lo políticamente correcto.


Y yo, confieso que, he querido ser Bella en muchas ocasiones de mi vida,

con el fin de no “molestar”, ni “molestarme”;

hasta ahora… 


Quizás es la edad, la experiencia o el auto-conocimiento , pero ahora mismo, me siento bien explorando el territorio vecino tan repudiado, el de los monstruos que  asustan cuando nos hacen de espejo revelando una verdad horrenda que no queremos ver, apareciendo lo que se esconde en el armario. En ese armario que está en nuestra habitación de infancia y en el que vamos dejando encerrar y silenciar lo oscuro, lo que no nos está permitido, lo socialmente incorrecto.

bella 15.jpg



RECONCILIándome con la Bestia salgo de mi zona de comodidad y me obligo a sentir el miedo por lo asimétrico y a asustarme de aquello que es también yo !

y,  al igual, pasado el susto inicial, me enamoro como en el cuento, de la Bestia, o sea, del mí misma más desestimado.

El budismo me da un poco la razón cuando postula que para llegar a la contemplación o conocimiento del camino es necesario pasar por una serie de fases entre las que se halla el temor, el sufrimiento y hasta el asco.

Si nos acercarmos al cuento que nos ocupa, la leyenda narra que la Bestia fué víctima de un terrible hechizo físico porque era un príncipe desalmado y sin compasión ( o sea, desconectado de todo ), que sólo el AMOR verdadero podría deshacer.  Bella, humilde y bondadosa, y con el paso del tiempo y la  convivencia ( importante remarcar estas coordenadas ), acaba sintiendo ese amor.

El hechizo de la Bestia no es sólo físico sino también psicológico y  si Bella nunca hubiera llegado al castillo, él habría dejado de hablar, de andar erguido o de vestir  ropa; se hubiera vuelto más salvaje.

Ese poder que se le otorga en el cuento a Bella, no es nada si lo comparamos con la fuerza descomunal de él, fuerza que se va adiestrando conforme crece el reconocimiento y la aceptación.

Uno de las premisas clave de la física, es que la energía no se crea ni se destruye, sólo se transforma. Y es eso mismo lo que ocurre en el relato porque  llega un momento en que se gira la historia Y LA BESTIA SE VA RECONVIRTIENDO EN ALGO BELLO: sus modales son más finos, su atuendo es más refinado, su aspecto es má bello, sufriendo una metamorfosis. 


Y ese es precisamente el quid de la cuestión, darnos cuenta de la cantidad de fuerza almacenada en el lado oscuro, re-dirigirla  y drenarla en positivo.


Mi pregunta es: tenemos auto-compasión y tiempo que dedicar a esa desambiguación?

bella 6.jpg

Quizás sí, si nos examinamos con más amor y menos juicio.

Tal vez sí, si creemos en bestias y las abrazamos.

Podría ser, si rompemos con nuestra aparente belleza y la naturalizamos.


El príncipe es expuesto a un embrujo que depende de la sofisticación de desear una rosa perenne.

Y si dejamos que surja el instinto de no desear esa belleza caprichosa y liviana?

Y si nos reconciliamos con nuestra bestia que yace a oscuras?

Por AMOR, el que viene del alma y no del corazón,

es que lo FEO se transfigura.

Pienso que cuando nos permitimos abrazar la sombra,

se deshace la espesura, el engaño y el caos

e irrumpe una belleza mayor si cabe.

Ya decía Jung que “uno NO se vuelve iluminado imaginando figuras de luz, sino haciendo consciente la oscuridad”.

“Mujer Frente al Espejo”, 1932, Pablo Picasso.

“Mujer Frente al Espejo”, 1932, Pablo Picasso.

Y si nos miramos en el espejo de una vez por todas

y empezamos a dialogar con nuestra sombra?

( continua en el siguiente post …)



( * ) “La Bella y la Bestia” : cuento de hadas tradicional del que hay múltiples variantes creyendo que incluso su origen podría surgir de la historia mitológica griega de “Cupido y Psique”.

( * ) Desambiguación: proceso de identificar con qué sentido se usa una palabra que tiene polisemia (pluralidad de significados) gracias a un amplio y profundo conocimiento del mundo.






Eva MartinezComment